sábado, 20 de junio de 2020

Wishlist: Deseos de brújulas ambulantes y magos en ríos.

Qué pasa tíos.
¿Creíais que me iba a dar otro descanso con el blog? ¡No señor! Por ahora no...
Primero que nada: lamento si la entrada se ve un poco rara y las letras están demasiado pequeñas, he estado como tres días intentando que se vea como siempre, tamaño normal, pero por algún motivo no me deja hacerlo, y por mucho que haga todo sigue igual.

Como ya os he explicado en la última entrada, hace unos dos o tres días que no estoy en este mundo blogueril, y estoy un poco desconectada con respecto a los últimos libros que han salido últimamente, o cuáles son los más populares ahora mismo y cuáles los más decepcionantes. Por el momento, he decidido empezar a leer un libro que quería desde hace muchísimo tiempo, una parodia de Crepúsculo:


Título: Corpúsculo
Autor: The Harvard Lampoon
Editorial: Vintage Español
Saga: Autoconclusivo
Páginas: 187

"Estaba completamente segura de unas tres cosas. Primero, Edwart era, tal vez, mi alma gemela, quizá. Segundo, él tenía una parte de vampiro -que yo asumía estaba totalmente fuera de su control- que me quería muerta. Y tercero, yo deseaba incondicional, irrevocable, impenetrable, heterogénea, ginecológica y vergonzosamente que me besara".

Y así, Belle Goose se enamoró del misterioso y chispeante Edwart Mullen en esta desternillante parodia de la irreverente Harvard Lampoon.

Pálida y patosa, Belle llega a Switchblade, Oregon, buscando una aventura o por lo menos, un compañero de clase inmortal. Pronto descubrirá a Edwart, un nerd guapo, loco de las computadoras, con cero interés por las chicas. Después de ser testigo de extraños sucesos -¡Edwart no se ha comido sus papas rellenas! ¡Edwart la ha salvado de una bola de nieve!-, Belle tiene una dramática revelación: Edwart es un vampiro. Pero, ¿cómo convencerle para que la muerda y la convierta en su novia eterna si parece sentir repulsión por las chicas?
Políticamente incorrecta, llena de amor, peligro, acoso e insuficiente supervisión paternal, Corpúsculo es la hilarante historia de una chica obsesionada por los vampiros que busca el amor en el sitio equivocado.

Nunca he leído una parodia, pero me gusta mucho la comedia y ya había leído algún extracto de este libro que me había hecho gracia, así que estoy muy emocionada por leerlo entero. De hecho, recuerdo que cuando estaba en el instituto a veces leía algunos párrafos en el recreo con mi mejor amigo y nos reíamos mucho, así que años más tarde volvimos a empezar a leerlo con otro amigo más. Sin embargo, creo recordar que después de un par de páginas nos empezamos a cansar un poco y lo dejamos abandonado, pero sigo bastante ilusionada con el libro y en parte me recuerda un poco a cómo escribo yo mis historias, por lo que pienso que igual mi humor será parecido al del libro. Así que eso, no puedo esperar a leerlo entero. :)

Y bueno, he decidido pues actualizar un poco la sección en la que escribí dos o tres veces en su momento (o una de las secciones, ¡jajá! Qué triste...) y luego me olvidé completamente de que existía, la wishlist. Tras revisar un poco los libros que había dejado en la lista la última vez que la actualicé, probablemente en 2014 o como mucho 2015, grité con horror. Así que decidí sentarme, respirar profundamente y luego me amargué al comprobar que me estoy haciendo vieja. Luego pensé en quokkas y comprendí que no todo está perdido en esta vida. Ojalá fuera un quokka.

Otros libros que me llaman la atención... 


Título: La brújula dorada
Autor: Philip Pullman
Editorial: Roca
Saga: La materia oscura 1 (de 3)
Páginas: 402

Lyra Belacqua y su animal daimonion llevan una vida un tanto salvaje y despreocupada entre los alumnos del Jordan College de Oxford. El destino que la aguarda la conducirá a las heladas tierras del Ártico, donde reinan los clanes de brujas y los osos polares libran virulentas luchas. Su extraordinario viaje tendrá inconmensurables repercusiones mucho más allá de su propio mundo.


Vi la película de este libro cuando era pequeña y no recuerdo apenas nada de ella, excepto por el oso, la niña pequeña y el pequeño animal (que no recuerdo qué animal era), que creo que siempre estaba en su hombro o cerca de ella. Últimamente me han vuelto a entrar muchas ganas de leerlo, no sé cuál será la opinión general de él en la bloggosfera, pero creo que lo voy a leer sin haber visto reseñas antes, y así voy sin saber de qué va realmente. No sé, estoy muy ilusionada por leer este concretamente. La única desventaja es que por desgracia tengo el libro en España y yo estoy en Inglaterra ahora mismo, y comprarme el mismo libro cuando ya lo tengo en mi estantería... Como que no. Podría comprarlo en inglés y así lo tendría en dos idiomas diferentes, pero me sigue pareciendo un gasto de dinero cuando ya sé que tengo el mismo libro en mi casa. Si al menos las bibliotecas estuvieran abiertas...


Título: El tercer deseo
Autora: Jessica Khoury
Editorial: Nocturna Ediciones
Saga: Autoconclusivo
Páginas: 408

«Soy la esclava de la lámpara.
Tengo el poder de concederte tres deseos».
Zahra lleva tanto tiempo encerrada en su lámpara que, cuando un ladronzuelo la descubre, se topa con un mundo muy distinto: ahora, la magia está prohibida y su nombre se ha convertido en una leyenda. Una aterradora por lo que le hizo a su anterior ama.
Decidida a huir, Zahra acepta el trato que le propone el rey de los genios: la libertad a cambio de una terrible traición. Para conseguir su objetivo deberá ocultar su verdadera identidad y no separarse de su nuevo amo. Al fin y al cabo, Aladdín todavía tiene tres deseos que elegir.

Sinceramente, este me da un poco de miedo (o bastante). No he leído muchas reseñas de él, solo una o dos y lo ponían bastante bien. Al parecer es un remake de Aladdin, película que me gustaba muchísimo cuando era pequeña, y supuestamente no parece sentrarse en ningún dramón romántico adolescente, así que... Bueno. A ver. Tengo miedo. Me gusta Aladdin y espero que este libro me guste bastante también, but who knows.


Título: El castillo ambulante
Autora: Diana Wynne Jones
Editorial: Nocturna Ediciones
Saga: Autoconclusivo (?)
Páginas: 347

En el país de Ingary, donde existen cosas como las botas de siete leguas o las capas de invisibilidad, que una bruja te maldiga no es algo inusual. Cuando la Bruja del Páramo convierte a Sophie Hatter en una anciana, la joven abandona la sombrerería familiar para pedir ayuda en el único lugar mágico que se le ocurre: el castillo ambulante que atemoriza a los habitantes de Market Chipping. Pues dentro no solo se halla un demonio del fuego, sino también el perverso mago Howl, tan diestro en realizar hechizos como en robar los corazones de las damas.
 Desde su publicación, El castillo ambulante no ha dejado de reeditarse en todoe l mundo y ya está considerado uno de los clásicos modernos de la literatura fantástica. En 2004 fue llevado al cine en una adaptación dirigada por Hayao Miyazaki y producida por Studio Ghibli que resultó nominada al Oscar. Esta nueva edición incluye una entrevista a Diana Wynne Jones, detalles ilustrados y una nueva traducción.

Creo que las únicas películas que me he visto de Studio Ghibli han sido El viaje de Chihiro, que me gustó mucho, y Kika superbruja Kiki's Delivery Service (que me acabo de enterar ahora que en español es Nicky, la aprendiz de Bruja). Cambiando de tema y volviendo al juego de palabras malísimo que he hecho antes, ¿os acordáis de Kika superbruja? ¡La de libros que me leí de esa saga en su momento! Creo recordar que era una de mis sagas favoritas cuando era pequeña, junto a El diario de Greg y Querido Estupidiario o algo así.


No sé, pero ya con solo ver las ilustraciones de las portadas me estoy empezando a dar cuenta lentamente cuánto me han influenciado y definido mi sentido del humor estos libros. Me da hasta miedo verlo. Quién... ¿Quién soy? ¿Son mis pensamientos míos realmente? ¿Las bromas que hago tienen sentido alguno? ¿Tiene mi existencia sentido alguno? ¿Qué es la vida? ¿Qué hay después de la muerte? ¿Tendré una segunda oportunidad para actuar como una persona 100% funcional en lo social? ¿Alguna vez conseguiré socializar sin estar en pánico interiormente? ¿Cuál es el sentido de la vida? ¿He preguntado esto ya? ¿Por qué se me olvidan las cosas justo después de haberlas hecho? ¿Qué iba a escribir yo ahora? ¿De qué estaba hablando? ¿Por qué estoy aquí? ¿Por qué estamos todos aquí? ¿Por qué la marca de Baby Johnson dice que su jabón no hará que llores si te cae en los ojos? ¿Están mintiendo? ¿Dicen la verdad? ¿Por qué los abre fácil no se pueden abrir fácilmente? ¿Por qué los chefs suelen llevar un gorro supergrande? ¿Esconden ratas dentro como en Ratatouille? ¿Es realmente Ratatouille una crítica hacia los restaurantes más populares? ¿Por qué a la gente le gusta tanto el café si es más amargo que mi alma?

¿Por qué terminó Modern Family? ¿Qué será de mis tardes con Phil Dunphy? ¿Por qué no hay más temporadas de The Office? ¿Por qué Pam y Jim son tan perfectos?
Basta. Voy a comer cereales de la caja por un rato con el pijama puesto y enseguida vuelvo. No más preguntas. Estoy bien. Bueno, vale, responderé a una pregunta más. Primero pones la leche y luego los cereal-- ¿qué? ¿Que ya había respondido a esta pregunta antes? Demonios. Bueno, basta. No más preguntas he dicho. Siguiente libro.


Título: El sobrino del mago
Autor: C.S. Lewis
Editorial: Destino
Saga: Narnia 1 (de 7)
Páginas: 251

Narnia.. Un lugar por el que deambulan Bestias Parlantes... Donde aguarda una bruja... Donde un nuevo mundo está a punto de nacer.

Dos amigos, víctimas del poder de unos anillos mágicos, son arrojados a otro mundo en el que una malvada hechicera intenta convertirlos en sus esclavos. Pero entonces aparecen Aslan y con su canción va hilando el tejido de un nuevo mando que recibirá el nombre de Narnia. Narnia, la tierra donde todo puede suceder.

De esta saga ya me había leído este libro justamente, pero resulta que hace un par de meses conseguí la colección completa de Narnia, así que tengo todos los libros ahora mismo y había pensado que sería un momento perfecto para volver a intentar leerme la saga. No tengo reseña en el blog de este primer libro, pero creo recordar que no es que me gustara demasiado. También pienso que tenía las expectativas demasiado altas, y que este libro era algo más introductorio, pero bueno, tengo ganas de volver a darle una oportunidad y ver qué tal serán sus continuaciones. :)

Y el último libro (por ahora) es...


Título: Ríos de Londres
Autor: Ben Aaronovitch
Editorial: Oz Editorial
Saga: Ríos de Londres 1 (de 10)
Páginas: 384

En Londres, la magia está fuera de control. El joven Peter Grant era un agente de policía novato más hasta que un día, durante la investigación de un terrible asesinato, recibe cierta información de un testigo ocular muy especial: un fantasma. Tras descubrir que la magia existe, Grant ingresará en un departamento secreto de Scotland Yard que se encarga de las investigaciones sobrenaturales y, junto al enigmático inspector Nightingale, llevará a cabo tares tan singulares como negociar treguas entre el dios y la diosa del Támesis, desenterrar tumbas en Covent Garden y perseguir a un espíritu maligno y vengativo que está sembrando el caos en la ciudad.

Creo que este libro es al que le tengo más ganas. Me lo recomendaron hace un año y me acabo de enterar que lo han publicado en español también, así que chachi piruli. He escuchado que es bastante gracioso, y sumado al hecho de que también parece entrar en el género de misterio, estoy muy emocionada por leerlo. De hecho, creo que los dos libros a los que le tengo más ganas de esta lista ahora mismo son este y La brújula dorada. Y este libro no lo tengo en mi casa, así que no me sentiría tan culpable de darme el capricho y comprármelo. Pero entonces me siento, respiro hondo, recuerdo que soy una tacaña y se me pasa.
 
Y vosotros, ¿tenéis un libro favorito del momento? ¿Hay algún libro que haya salido hace poco que os haya enamorado, o que hayáis sentido ganas de tirarlo en una hoguera? ¿Os llama o habéis leído alguno de los mencionados en esta entrada? ¡Contadme! :) Y si me recomendáis algún libro que acabe de salir y os haya gustado mucho (u odiado profundamente), ¡mejor que mejor!

lunes, 8 de junio de 2020

Reseña: Las aventuras de Sherlock Holmes, de Arthur Conan Doyle.




Título: Las aventuras de Sherlock Holmes
Autor: Arthur Conan Doyle
Saga: Sherlock Holmes #4
Encuadernación: tapa dura
Editorial: Alma (no es la que tengo yo, pero no encuentro la mía, vaya)
Páginas: 368 (el mío tiene 185)
Adaptación cinematográfica: Seguramente (no sé si habrá como este libro concretamente, ya que son varios relatos, pero hay muchas adaptaciones de Sherlock Holmes y parte de lo que pase en los relatos probablemente estará incluido en esas adaptaciones)
Sinopsis: Las 12 historias recopiladas en este volumen se publicaron entre 1891 y 1892 en The Strand Magazine y posteriormente se editaron en forma de libro. El propio autor los catalogó como sus relatos favoritos y constituyen la piedra angular del llamado canon holmesiano. Después de su publicación, el género ya no volvió a ser el mismo. (no es una sinopsis, jajá, pero la editorial que yo tengo tampoco tiene nada, ya os explicaré en la reseña)

¿Hace cuánto tiempo que no he subido una reseña? ¿Dos, tres, quizá cuatro días? No sé, últimamente estoy como un poco más perezosa, pero no os preocupéis, que nunca dejaría el blog inactivo por más de dos años hasta que una pandemia global haga que la mayor parte del planeta tenga que estar en cuarentena y por tanto decida volver a escribir como si nada hubiera pasado y no hubiera tenido una gran crisis existencial durante dos años. Yo nunca haría eso, por favor. No sé ni por qué lo sugerís. No más preguntas. Bueno, vale. Responderé a una pregunta más. Siempre pones la leche primero y luego los cereales. No más preguntas.

No he leído muchos libros de misterio, pero desde que tenía 14 años, aproximadamente, me enganché a la adaptación Sherlock de la BBC, y ahí comprendí que nunca volvería a ser la misma. En cierta manera, fue como el rayo de luz que me salvó de series como Crónicas Vampíricas, por ejemplo.



Casi sentía como que los últimos episodios los veía porque era o eso o empezar a colocar la soga, y no tenía dinero para comprar una soga.
Tanto fue el amor que sentí por esta serie, que decidí comprarme el calendario de la serie que sigue colgado en mi cuarto pese a que es 2020 y el calendario es como de 2015 los libros y leerme la saga original. Había escuchado que el primero era lento y algo pesado, por lo que creo recordar que también cogí el segundo, para que la cantidad de polvo se igualara en ambos libros por una temporada y que así Estudio en escarlata no se sintiera solo, el pobre meterme de lleno en él nada más terminar con el primero. Sin embargo y debido a clase, al final acabé leyendo primero El sabueso de los Baskerville, ya que no tenía tiempo para leer primero los que ya tenía y luego este último. Y en ese momento fue cuando me di cuenta de que había idealizado demasiado la serie y concretamente al personaje principal, Sherlock, porque no sentía que hubiera tenido mucha relación lo que había visto con lo que acababa de leer. El estilo sobre todo creo que fue lo que más me frenó, ya que si no recuerdo mal estaba escrito en forma de varias cartas (creo recordar) y me resultó algo lento, pero supongo que en general esperaba algo diferente. En parte creo que simplemente no era el momento de leerlo, como pienso con respecto a muchos libros, que cada uno tiene su momento. Es decir, antes quizá no me gustó tanto, pero igual ahora que no tengo tan en mente la serie o el personaje de la serie concretamente (y además, mis expectativas son diferentes), cuando lo vuelva a leer me gustará más, who knows.


Y bueno, así fue que un día decidí buscar Estudio en escarlata, que viera la luz del día de nuevo.
Hace ya bastante tiempo que leí el primer libro, ya sabéis, en uno de los pocos y breves descansos del blog, por lo cual no tengo reseña escrita. No recuerdo demasiado, pero sí sé que había leído que era bastante pesado y no uno de los mejores libros de la saga, por lo cual mis expectativas tampoco estaban demasiado altas. Sin embargo me sorprendió gratamente, y creo recordar que me lo zampé en uno o dos días. Sí es verdad que si se compara la manera de escribir la primera novela a como ha sido el resto de historias, se nota que es el primer libro, y quizá el cambio que hay en medio de la novela es demasiado abrupto, por lo cual puedo entender por qué a algunas personas les parecería más pesado, pero a mí me gustó mucho en todo momento. Y no solamente la historia y cómo se desenvolvió (aunque es cierto que prefiero la manera en la que están escritas sus continuaciones), sino los personajes. La única idea que tenía de ellos era de la última adaptación que había visto, la serie de la BBC, y no estaba segura de si serían parecidos en las novelas originales o completamente diferentes, por lo cual no sabía que esperarme (lo cual es bueno, porque no tenía expectativas). Creo que la única expectativa que tenía era que Sherlock seguramente sería una persona muy fría y probablemente incluso algo antipática, además de arrogante, y quizá no me caería tan bien como lo que había visto en el Sherlock de la BBC. Sin embargo, el personaje original me gustó muchísimo más y afortunadamente no era realmente lo que esperaba en un principio, ya que no me pareció tan frío ni antipático e incluso tan arrogante como había escuchado tantas veces decir por varias personas. Así que entre eso y lo mucho que me gustó la historia, me leí el segundo. Y no, no voy a comentar nada sobre este libro porque no recuerdo absolutamente nada. Mi memoria es así de chachi.


Esto es lo único que sucede dentro de mi mente en bucle cuando no estoy pensando apasionadamente en qué puedo cenar ese día. Ya tengo la canción en la cabeza otra vez, pero mirad qué movimientos, mirad qué talento, por dios, yo así no puedo.




Sí es cierto que he visto que a medida que han transcurrido los libros, Sherlock se ha vuelto más arrogante y algo frío, incluso algo condescendiente a veces (especialmente a la hora de hablar con Watson sobre cómo redacta los sucesos en su diario, ya que según él los idealiza demasiado), pero tampoco ha llegado a un punto en el que se haga de forma constante y cansina, algo que siento que en la serie se usaba una y otra vez de manera exagerada. Creo que realmente se empieza a hacer más cínico y condescendiente sobre todo cuando es mayor, pero no tanto cuando es joven, como creo que lo es en la serie desde el primer momento. Y bueno, de Watson no tengo demasiado que decir, excepto que quizá siento que en la serie es algo más gruñón, mientras que en las historias siempre está fascinado con todas las deducciones que Sherlock consigue hacer del más mínimo detalle.

Y bueno, tras mi mini resumen de lo que me ha parecido la saga hasta ahora (que si no lo he mencionado ya, es una de mis sagas favoritas actualmente), os contaré cómo he llegado hasta aquí. Porque os lo estaréis preguntando, ¿verdad? Verdad. Lo deduzco con mis dotes deductivas. No es por presumir, de verdad que no, pero lo cierto es que puedo deducir cuándo mis amigos están intentando hacerse los duros cuando les pregunto si quieren quedar, porque tras decirles hola, qué tal y qué hacen dejan de hablarme por varios años hasta que finalmente consiguen una orden de alejamiento solo para que no pierda el interés. Así que no sé vosotros, pero creo que mis dotes deductivas están al día.


Y tal y como Sherlock (el de la BBC) explica, a veces es algo difícil hacer entender estas cosas a las autoridades hoy en día cuando no tienen este tipo de habilidades deductivas, ¿comprendéis?
También deduzco si un yogur está malo por su fecha de caducidad. Pero esa es otra historia para otro momento. Como iba diciendo, os preguntaréis cómo llegó este libro a mis manos. Pues bien, todo fue un día caluroso de invierno, porque en Canarias no existen las estaciones. Mi mejor amiga, llamémosla, X AE A-XV, y yo, X AE A-XVI, decidimos entrar a una librería de segunda mano que tiene libros muy, muy baratos (entre 1€ y 3€ suele ser por lo general cada uno), porque solo vamos a las librerías de más alto standing, y decidimos darnos un paseo entre las estanterías y ver si encontrábamos algo que nos llamara la atención. Yo creo que estuve buscando libros en francés y encontré uno de Stephen King, por lo que me emocioné mucho. Luego lo abrí por una página cualquiera, leí la primera frase que me encontré, y cerré el libro comprendiendo que debería limitarme al español por una temporada. De repente, dejé de caminar.


"¿Sientes eso?", le susurré a X AE A-XV.
X AE A-XV no respondió. Imagino que la sensación le superaba en esos momentos, y era por eso por lo que no podía musitar palabra, solo mirar de manera confusa.


Lo cierto es que no la culpo, la pobre acababa de comer y la digestión le hace cosas a la gente.  
Sacudí la cabeza, quizá era solamente la tostada de queso que podía oler desde la cafetería de al lado. Seguimos paseando entre las estanterías, hablando sobre cómo no somos como el resto, cómo de incomprendidas somos y sobre lo mucho que nos gusta hablar sobre ello, aunque realmente lo odiamos porque nos sentimos incomprendidas. También decíamos algún título de algún libro en voz alta, como las aventuras de Peter Pan, para asegurarnos de que en el fondo aún seguíamos hablando de libros. Entonces me golpeó de nuevo.


"Demonios, creí que habíamos superado la sección de libros a  4€", musité.
 X AE A-XV, claramente preocupada por mi salud, me empujó la espalda con un palo de madera para ayudarme a caminar y a salir de ese pasillo con cuidado, Sin embargo, esta vez fue aún más fuerte.


"Quieta parada", exclamé.
"No", me respondió, claramente preocupada por mi salud, mientras gritaba "demonio, ¡sal!" e intentaba ahuyentarme del lugar con una antorcha de fuego que hasta ahora no me he planteado cómo consiguió, ni cómo encendió.


Escúchalo... Deja que las sensaciones recorran tu interior, siéntelo. Está cerca.
"Toro, ¡eh!", me respondió mi amiga, sosteniendo un trozo de tela color rojo brillante que no sé cómo llegó hasta sus manos, sin rastro de la antorcha anterior. "Toro, por aquí, ¡eh! Por aquí, toro".


"Me... me está llamando", susurré. "Tengo... Necesito... Yo...".
"Por favor, no hagas esto, no delante de todo el mundo", susurró X AE A-XV, con los ojos humedecidos. "Refrena tus impulsos", me suplicó. Pero yo ya estaba lejos.


"¡Sherlock!", grité, sintiéndome por fin completa.
Era él. Bueno, el libro decía "Arthur Conan Doyle" porque tengo una edición rara de las antiguas y no pone título del libro, así que me imagino que formaba parte de alguna colección, pero el caso es que Sherlock se encontraba en esas páginas. Lo cogí, lo abracé y sonreí. "Por fin, estoy en casa", me dije para mis adentros como aquel anuncio de IKEA que había visto en la tele, sin poder evitar soltar una risita de niña pequeña. Sin embargo, lo peor fue al día siguiente, cuando la tienda abrió de nuevo y mi amiga me vino a visitar. Mi casa siempre era su casa, pero este día parecía venir con malas noticias.
No hizo falta que dijera nada. Fui yo quien habló primero.



le expliqué, pacientemente.
"No tengo dinero", me respondió, fríamente.
 
"Si en ti mismo tú creer, conseguir todo lo que te propongas tú podrás", le respondí tras sentir su fuerza.

"Nadine, es la última vez que te lo repito. No voy a comprar-- ¿se puede saber qué estás haciendo ahora?".

"Deja que fluya", le expliqué, concentrándome en transmitirle la fuerza.
"Mira, lo he intentado. Te veo cuando te echen de la tienda", dijo, dándose la vuelta. Pero esta vez no escaparía, me prometí a mí misma.


"¿Adónde crees que vas, forastera? ¡Me debes un bocadillo!", exclamé, sacando mi espada láser.
 "Con que vamos a hacer esto de nuevo, ¿eh?", me preguntó. Aún sigo sin saber a qué se refiere con "de nuevo".


Añadió mi amiga, preparándose para algo que no estaba preparada. "Si lo hago, es tu regalo de cumpleaños o nada".
Respiré hondo, y decidí dar el primer paso.


"¡El libro más un Nestea!", grité apasionadamente.
Tras esto, hemos recibido una pequeña notita por parte de los dueños de la tienda en la cual nos piden que pasemos un tiempo al aire libre hasta que se muden de calle. Pero me dejaron llevarme el libro, así que... No es que sea una experta en esto de socializar, ¡qué cosas decís!, pero diría que las cosas fueron bastante bien. Así que bueno, eso.

En fin, el caso es que mi querida amiga X AE A-XV me compró este libro el verano pasado, y así fue que lo empecé hace unas pocas semanas, porque soy así de rápida siendo productiva con las cosas que quiero hacer. El orden de los libros de Sherlock me confunde bastante a veces, porque muchas de las historias cortas que Doyle escribió no seguían una cronología lineal, por lo que tuve que buscar en qué orden me lo tendría que leer si lo que quería era seguirlo de forma lineal. Y no estoy segura si al final lo he hecho exactamente de manera lineal o no, pero en teoría el libro que se suponía que tenía que leer ahora era Las memorias de Sherlock Holmes, porque ya he leído Estudio en escarlata, El signo de los cuatro y Las aventuras de Sherlock Holmes. Sin embargo, la edición del libro que yo tengo (que no tiene título en la portada, solo dice Arthur Conan Doyle) pone en las primeras páginas que es "Aventuras de Sherlock Holmes", así que no lo entiendo, y ahora os explicaré el por qué.

Algo que tengo que añadir primero que nada es que realmente la mayor parte de las historias de Sherlock Holmes son historias cortas, no una novela en sí exceptuando por los dos primeros y El sabueso de los Baskerville, por lo que Las memorias de Sherlock Holmes tendría que estar compuesto (se supone, yo ya os digo que me lío mucho con esto) por los siguientes relatos, según la guía del blog Tenebris:

1. Estrella de plata.
2. La aventura de la caja de cartón o Su última reverencia.
3. El rostro amarillo.
4. El oficinista de corredor de bolsa.
5. La corbeta "Gloria Scott"
6. El ritual de los Musgrave.
7. Los hacendados de Reigate.
8. La aventura del jorobado.
9. El paciente interno.
10. El intérprete griego.
11. El tratado naval.
12. El problema final.

El único problema aquí es que de todas estas historias que acabo de mencionar que se supone que tenía que leer si quería seguir este orden, no sale ninguna. Por lo tanto, supongo que el libro que me acabo de leer no es Las memorias de Sherlock Holmes. Entonces, si no es ese libro, ¿cuál es? El siguiente libro es El sabueso de los Baskerville, que es una novela, por lo cual no es el libro que yo tengo, así que miré el contenido del siguiente libro, que es El regreso de Sherlock Holmes. Y este tiene los siguientes relatos:

1. La aventura de la casa vacía.
2. La aventura del constructor de Norwood.
3. La aventura de los bailarines.
4. La aventura del ciclista solitario.
5. La aventura del Colegio Priory.
6. La aventura de Peter el negro.
7. La aventura de Charles Augustus Milverton.
8. La aventura de los seis Napoleones.
9. La aventura de los tres estudiantes.
10. La aventura de las lentes de oro.
11. La aventura del tres cuartos desaparecido.
12. La aventura de la granja Abbey.
13. La aventura de la segunda marcha.

Pues bien, el libro que tengo solo contiene 6 relatos, pero todos ellos formarían parte de este último libro, por lo que entonces no es las Aventuras de Sherlock Holmes, que de hecho ya me lo había leído anteriormente y sus relatos eran diferentes. Así que no lo entiendo, pero bueno, al menos nada más abrir el libro te encuentras con el índice, que al menos te guía un poco y te explica con qué relatos te vas a encontrar en este libro.


Así que quitando eso de lado, y lo perdidísima que estoy con todo esto, paso a la mini reseña general de lo que me ha parecido.
Estuvo bien.


4/5

Y vosotros, ¿os habéis leído algún libro de Sherlock Holmes? ¿Os ha pasado igual que a mí con lo confuso que es el orden? Lo mismo me pasó al principio con Star Wars, pero ni de lejos ha sido tan confuso como lo está siendo leer ahora mismo esta saga. ¡No dudéis en comentar-- por qué estáis cambiando de pestaña

Bueno, hablando seriamente, mi libro contiene los siguientes relatos:


1. La aventura de los seis Napoleones.
2. La aventura de los lentes de oro.
3. La aventura de Abbey Grange.
4. La aventura de los muñecos danzantes.
5. La aventura de la casa vacía.
6. La aventura de la ciclista solitaria.

En general me han gustado mucho, al ser relatos cortos se hacen muy fácil y rápidos de leer, y es algo que se agradece cuando no tienes mucho tiempo o tantas ganas de empezar una novela. Sin embargo, algo que no me ha convencido tanto es el hecho de que justamente por lo cortos que son, no se profundiza tanto en la historia y a veces la resolución del caso me resulta demasiado rápida. Siento que en los dos primeros libros, que eran novelas, podías ver más lentamente por qué Sherlock llegaba a las conclusiones que llegaba (bueno, más o menos, porque Sherlock es Sherlock), o más bien disfrutabas del recorrido que Sherlock y Watson hacían. En varios de estos relatos he sentido como que Sherlock desaparece un momento de la historia y lo investiga todo por su cuenta, para volver al poco tiempo y explicar cómo ha descubierto todo lo que ha descubierto. Y personalmente me gustaba más recorrer las pistas junto a él y Watson en vez de descubrirlo todo al final. Que sí, es increíble ver toda la explicación a la que Sherlock le encuentra desde el más mínimo detalle, pero aún así me parece más interesante poder ver más del caso.

Por otra parte también es verdad que pienso que por ejemplo en uno de los primeros relatos concretamente, creo recordar que el segundo, se pudo ver más de Sherlock resolviendo el caso en conjunto con Watson en vez de resolverlo por su cuenta, lo cual me gustó. Pero como dije antes, estas breves historias también me han gustado por lo ligeras y rápidas de leer que son, que aunque no se profundice tanto como en las novelas anteriores, sigue siendo entretenido ver a Sherlock resolver casos que no parecen tan complicados a primera vista, o hacer deducciones desde detalles que parecen muy simples en un principio.

Sin embargo, mi relato favorito de esta recopilación ha sido La aventura de los muñecos danzantes. Creo que es tan corta como los demás relatos que trae este libro, pero sin embargo este me pareció más denso en cuanto a contenido, o al menos me llegué a sentir más... sumergida...


jajá, ¿lo pilláis? Es gracioso porque es como el nombre del bl--a qué vienen esos ojos en blanco
...en esta historia que en el resto de ellas. El relato concretamente se basa en unas ilustraciones que el nuevo cliente recibe constantemente, unos hombrecillos que a simple vista parecen haber sido dibujados por un niño. No obstante, estas ilustraciones parecen atormentar a su esposa, que no quiere hablar de su pasado y sabe más de lo que parece. No solo me lo pasé bien leyendo cómo se desarrollaban los acontecimientos en la historia, sino que luego yo misma intenté descifrar lo que estas ilustraciones querían decir por mi cuenta y fue muy divertido, con lo cual me gustó mucho el punto interactivo que este relato tenía de alguna manera. También disfruté especialmente del relato siguiente, La aventura de la casa vacía, ya que es completamente distinto a cualquier otro relato que haya leído antes de Sherlock Holmes. Como he dicho, no se parece a ningún otro relato que haya leído anteriormente de él, ya que para empezar no es que se centre en el caso que abre el relato específicamente. Cuando parece que simplemente vas a leer uno de los muchos casos que Holmes y Watson tienen que resolver a menudo y sabes más o menos qué esperar, la historia se desarrolla de una manera algo diferente, lo cual agradecí gratamente ya que fue un cambio más personal que me gustó bastante. De hecho, me gustaría incluso poder leer más relatos como este tipo, más personales a los personajes concretamente. Me gustaría poder hablar de ello de una manera más concreta, pero no sé hasta cuánto puedo decir sin hacer spoiler, porque tengo la sensación de que de haber seguido leyendo las historias de Sherlock como se supone que lo tenía que hacer (o si no "tenía que hacer", como lo estaba haciendo, vaya), así que por eso estoy intentando hablar de ello de manera vaga. SPOILERSPOILERSPOILER: Pero bueno, para los que os hayáis leído este relato me imagino que entenderéis a qué me estoy refiriendo: ya sabía que en algún momento de la saga Sherlock moriría, porque me había visto la serie y tenía entendido que esto pasaba también en los libros, pero no esperaba que fuera así, tan de repente, y más que nada porque ni siquiera he leído un relato en el que Moriarty estuviera en él. Creo recordar que en uno lo mencionaron vagamente, y era cuando Sherlock descubría por primera vez a alguien llamado así (aunque no personalmente), pero fue hace tiempo así que no lo recuerdo con claridad. Pero eso, que no creo que realmente Moriarty tuviera mucho protagonismo en ese relato. Y teniendo en cuenta que el resto de relatos que había leído hasta ese momento tampoco mencionaban al profesor, fue un choque muy brusco y que en ese sentido me desagradó leerlo tan pronto. Habría preferido leer los primeros encuentros antes, o leer aunque fuera el evento del que Watson y Sherlock hablaron al principio, sobre cómo Watson creía que Sherlock había muerto, antes de leer este. No sé si el evento realmente es un relato o simplemente se refieren a él mediante este relato, pero sea como sea me habría gustado leer algo más de Sherlock y Moriarty antes de leer la supuesta muerte de Sherlock. Hasta me da algo de rabia pensar en ello, tbh, y eso que se supone que son Las aventuras de Sherlock Holmes, que no, pero en fin. FIN DEL SPOILER.

 
En estos relatos además se introduce a un nuevo personaje que aparece en más de una historia, el inspector Stanley Hopkins, pero no es que se pueda decir mucho de él realmente ya que apenas aparece. Es básicamente un inspector (¿que está empezando?) que sigue mucho los consejos de Sherlock e intenta realizar sus investigaciones con los métodos que ha aprendido de él, y es una persona que le admira mucho. De la misma manera, creo que Sherlock le tiene más estima que al resto de los oficiales de policía, ya que creo recordar que menciona que le trae casos más interesantes. Pero eso, no es que pueda decir mucho de este personaje porque realmente no aparece apenas, supongo que tendrá más importancia en algún relato que no haya leído aún (ya que me he perdido en la cronología de manera importante, como os he comentado).

Y bueno, he disfrutado mucho del libro, de unos relatos más que de otros como ya os he dicho, pero en general me ha gustado mucho. Sigo prefiriendo las novelas, pero también aprecio estos relatos cortos sobre todo cuando no tengo ánimo para empezar una novela larga o simplemente me cuesta concentrarme. Y no puedo esperar a leerme el siguiente libro. :) O el anterior, jajá. condenada edición que me ha desfigurado el orden que estaba llevando, arderás en el infierno

me he visto obligada a tener que usar el sistema de valoración que usaba hace tiempo, a pesar de que el que había empezado a estar usando me gustaba más, solo por el hecho de que estoy de Erasmus en otro país y el portátil en el que tenía todas estas cosicas está en España. A lo que se ve uno sometido en cuarentena, qué crueldad. :'(

Y vosotros, ¿habéis leído alguna historia de Sherlock? ¿Qué os parece la serie, si la habéis visto? ¿Creéis que es una buena adaptación? Contadme, contadme :~)

miércoles, 9 de agosto de 2017

Reseña: Sueños, Robert L. Anderson.




Título: Sueños.
Autor: Robert L. Anderson.
Saga: Autoconclusivo.
Editorial: Oz Editorial.
Páginas: 344.
Encuadernación: Tapa blanda con solapas.
Adaptación Cinematográfica: No. ¡Ojalá!
Sinopsis:      ¿QUÉ ES SUEÑO?
                 ¿QUÉ ES REALIDAD?

Dea esconde un gran secreto: puede viajar y adentrarse en los sueños de la gente. Pero en el mundo de los sueños existen tres reglas:
1. No debes interferir.
2. No puedes entrar más de una vez en los sueños de la misma persona.
3. Nunca, jamás, debes dejarte ver.

Si no las cumples, los monstruos irán a por ti.
Dea siempre ha cumplido estas normas. Hasta que aparece Connor, un enigmático chico por el que está dispuesta a saltarse todas las reglas. Pero desobedecer tiene sus consecuencias. Aunque lo hagas por amor.


Bien... Va a ser duro tener que escribir esta reseña, pero...
No sé cómo sentirme con respecto a este libro. Bueno, a decir verdad sí que lo sé, me siento mal. ¡Me estaba gustando tanto, pero tanto! Hacía tiempo que no me enganchaba tanto a un libro. Me levantaba con ganas de leer, me pasaba la tarde leyendo y cuando iba siendo de noche, no podía esperar a tumbarme en la cama y poder seguir leyendo. Y de repente...


The horror...
Las cosas comenzaron a empeorar y empeorar hasta el final, que tampoco lo mejoró. Pero hablaremos de eso al final, como debe ser. Tan solo dejadme un momento, ¿vale?


Bien, empecemos.
Era un día soleado, una mañana de un 24 de diciembre. La madre de Nadine decidió acercarse a sus aposentos para preguntarle si le apetecería acompañarla en su gran viaje al Corte Inglés, donde podría visitar la sección de libros.
Nadine miró a la nada, dubitativa. Quizá ese día, merodeando por las estanterías de la sección de libros, podría encontrar algo que llamase su atención, pero, por otra parte, ¿realmente tenía ganas de levantarse de la cama? No. La respuesta siempre solía ser no. Pero aquel día era diferente, lo notaba en el ambiente. Su madre estaba más irascible que nunca. Su madre estaba más radiante que nunca, y decidió no decepcionarla.
"Además, con suerte, al papá noel que suele pasearse por los pasillos del lugar se le cae la bolsa de los caramelos y puedo atrapar alguno", pensó, esperanzada, con un nuevo brillo en sus ojos.


Así que asintió.
Nadine miró a su madre y le explicó que se levantaría de la cama en diez minutos. A continuación, le aclaró que no aceptaría queja alguna, que la esperase en el pasillo sin rechistar.
Su madre no dijo nada, señal de que lo había entendido. A continuación, colocó una almohada suavemente sobre el rostro de Nadine y eJERCIÓ FUERZA Y MÁS FUERZA HASTA QUE CASI ACABA CON LA VIDA DE NADINE: ESPERÓ A SENTIR SU ÚLTIMO ALIENTO, SINTIENDO CÓMO NADINE NO PODÍA HACER NADA AL RESPECTO POR MUCHO QUE PATALEASE E HICIERA LO POSIBLE POR ESCAPAR.
Pero como se supone que esta es una versión que debe ser más educativa por los posibles jóvenes lectores, lo resumiremos en una larga y fulminante mirada. Solo eso.


Una larga y horrible mirada, pudiéndose observar la furia y el veneno en sus ojos, lAS GANAS DE COGER UNA ALMOHADA Y
Rogamos que nos disculpen, el suceso de la almohada nunca pasó, si no, ¿quién estaría escribiendo ahora? Jaja. Jaj. Ja. J.


¡Venga, que solo estoy de coña!
Nadine nunca ha existido.
Para ser honestos, fue algo más como esto:


Y tras esto sucedió el incidente de la almohada.
Así pues, Nadine decidió por voluntad propia levantarse y dirigirse al baño a poder ducharse y cambiarse, no sin antes dirigirse una mirada al espejo intentando convencerse de que tenía una gran autoestima.


"¿Dónde está mi chica? ¡Ahí estáaaa!", se decía a sí misma, llorando por dentro.
Horas más tarde, llegaron al Corte Inglés. Su madre pensó que quizá era mejor si se dirigían primero a la parte de ropa, a probarse nuevas prendas y quizá comprar algo para reyes.


Pero Nadine ya hacía rato que se había ido, directa a la sección de libros.
Una vez allí, decidió compartir ese gran hobbie suyo de observar estanterías de librerías y llorar por no tener suficiente dinero con un poco de música.

En efecto, algunos la miraban raro. ¿Quién demonios baila en una librería, para empezar?
Y, casi como si le estuviera llamando a gritos, como si hubiera un imán invisible entre ellos dos, surgió. Una conexión magnética y potente atrajo su mirada directamente a lo que, sin ella saberlo, había deseado por tanto tiempo.


Casi le dolían los ojos de mirarlo.
Un céntimo, porque era pobre.
Un libro. Giro argumental inesperado de la historia, somos conscientes de ello.
Pero no era un libro cualquiera. Era EL libro. Sueños, se llamaba. Sí que no soñaba desde hacía un tiempo, pensó. Quizá, con ese libro, le entrarían las ganas de dormir. Quizá, con ese libro, le entrarían las ganas de volver a soñar. Así que se acercó a él, cautelosamente, cual cazador busca un lugar perfecto para matar a su presa. Sin embargo, ya había otra chica enfrente de ese libro, a punto de cogerlo, así que Nadine tenía que actuar rápido. Se preparó, esperó, y finalmente...


-Quieta ahí, forastera -dijo.
O eso creyó hacer dentro de su mente, pero una representación de cómo estaba físicamente sería de la manera que os mostraremos a continuación:


-¿Perdona, me dejas pasar? -susurró. Sin embargo, la chica no hizo señas de haberla escuchado.
Así que Nadine respiró hondo, notando cómo las lágrimas estaban a punto de caer por sus mejillas, y esperó en una silla sentada a que el sitio se despejara un poco.
De repente, vio una copia cerca suya, y comprendió que era su oportunidad: ahora o nunca.


Así que se lanzó a por esa copia, antes de que fuera tarde.
Ahora que lo tenía en sus manos, leyó su sinopsis, provocando que casi llorara de la felicidad. Ese libro tenía algo especial, lo notaba. Y lo que estaba sintiendo, era la felicidad.
Entonces llegó su madre.


El último reto al que debía enfrentarse. Pagar o robar no pagar el libro.
Tras una larga historia explicándole cómo había sido el proceso en conseguir dicho libro, y explicarle por qué era tan especial y cómo este podía ser su regalo de Navidad, su madre respiró hondo, miró hacia ella y le dijo:



No hizo falta más. Solo una palabra era suficiente para derrumbar su mundo.


"...No" -susurró Nadine, tratando de asimilarlo.
Así que giró hacia su abuela, desesperada, intentando buscar una señal de apoyo, la cual decidiera comprarle el libro y ser la heroína de la historia.



Nadine se derrumbó entre las estanterías.


"...No" -susurró Nadine, tratando de asimilarlo.
Sin embargo, consiguió hacer un trato con el diablo, a cambio de su alma con hablo en serio, el diablo su madre, y quedaron en que lo compraría si Nadine le devolvía el dinero en cuanto llegaran a casa. Nadine, sin pensárselo dos veces, (en realidad sí que se lo pensó, porque es una agarrada con el dinero, pero Nadine no quería que escribiésemos tal cosa sobre ella en esta historia) accedió. Y corrió hasta la primera dependienta que vio para que le cobrase el libro.

Hasta la fecha, Nadine no ha sido capaz de devolverle el dinero a su madre, que es por lo cual vive ahora en las calles.

Fin.

Así que sí, noté una conexión inmediatamente con este libro. Y tras echar un vistazo rápido a su página en Goodreads, vi que también tenía bastante buena puntuación, así que finalmente me lo pude llevar a casa.


Ahora sí, pasemos a la reseña de verdad.

El libro trata de Dea, una chica que posee un don o una maldición según cómo se mire: puede caminar por los sueños de otras personas. Es más, más que poder es que necesita hacerlo, pues si no se debilita y enferma, al igual que su madre, que también posee tal condición. 
Sin embargo, según la madre de Dea le ha recordado siempre, existen tres reglas a seguir cada vez que camina por el sueño de alguien:

1. No entres en el sueño de una misma persona más de una vez.
2. No interfieras en absolutamente nada.
3. Y, sobre todo, no te dejes ver.

Si Dea rompe cualquiera de esas normas, los monstruos irán a por ella. Así que siempre ha seguido al pie de la letra tales reglas, y desde su infancia cada corto tiempo ha tenido que mudarse con su madre a un lugar nuevo, sin estar segura nunca de por qué.
Un día, ya establecida en un lugar llamado Fielding desde hace un tiempo, llega un chico nuevo y muy simpático: Connor, del cual se hace amiga muy rápidamente, pese a los problemas que tiene con la gente de alrededor en general debido a los rumores de que su madre está loca por tener la casa llena de relojes y demás. 
Así que Dea rompe las normas. Visita a Connor en sus sueños, y más de dos veces, además de interferir en ellos aunque muy discretamente. Sin embargo, pronto se verá inmersa en las consecuencias por haber roto dichas normas, al igual que descubrirá cosas sobre su pasado y, quizá, el oscuro secreto que Connor parece guardar sobre su pasado.

Dea es un personaje que a ratos me caía bien y a otros notaba como que le hacía falta un buen bofetón para que se le pasase tanta tontería. Vamos a ver. Al principio me cayó bien, sobre todo cuando le tocaba socializar con otras personas, pues era bastante torpe y le costaba sacar temas de conversación, lo cual provocaba algunos silencios incómodos o incluso respuestas algo bordes sin quererlo realmente. Y eso me encantó, porque mientras que algunos personajes dicen ser tímidos, no tienen realmente problemas en sacar temas o directamente hablar con cualquier personaje como si nada, véase Medianoche (Claudia Gray) pero Dea sí que lo parecía más que cualquier personaje que me llegue a la memoria ahora mismo, aunque solo fuera al principio. Así que me sentí muy identificada en ese aspecto con ella, lo cual fue un gran punto positivo a su favor.


Me sentía tan identificada que hasta era deprimente, vaya.
Eso fue todo lo positivo que le vi. Fue un gran punto positivo, pero al fin y al cabo solo fue uno.
En cuanto a lo negativo: en primer lugar, algo que me hizo tanta gracia e irritó que me dieron ganas de darle el primer bofetón. Hay un momento al principio de la historia en el que ella misma admite que nunca se ha metido en los sueños de su única amiga, Gollum. (Sí, Gollum). ¿Por qué? Porque eso estaría mal, sería invadir su privacidad y no quería hacerle eso a su amiga. Sin embargo, decide meterse en los sueños de Connor sin pensárselo dos veces, porque
 ¡qué más da Connor! ¡Para qué respetar la privacidad de su otro amigo, para qué!


Mira yo ya...

Así me imaginaba a Dea cuando tomó esa decisión.
Por otra parte, hubieron momentos (sobre todo uno muy evidente, probablemente entenderéis a que me refiero si os habéis leído el libro) en los que Dea me pareció muy inmadura. Montaba grandes números por cosas que tampoco merecían tal cosa. ¡Parecía una endemoniada niña pequeña! Yo era la madre y le daba un par de bofetones hasta que se le pasase tanta tontería.  SPOILER Quiero decir, ¿en serio era necesario poner su casa patas arriba e incluso escribir en la pared por lo que la madre le había ordenado? ¡Venga ya! FIN DEL SPOILER.


¡Hombre ya, ni que fuera una cría de ocho años!
Por otra parte, había veces que me daba la sensación de que apenas movía un dedo para ayudar a alguien que estuviera en peligro. Es decir, Dea no tenía ni idea de qué podría estar pasando, pero, ¡qué mas daba! Ya lo solucionaría, si eso. Después de comer, si tal.


Así me la imaginaba a veces, ¡parecía que estaba esperando a que alguien la ayudase!
¿Había pasado ya suficiente tiempo desde cualquier incidente y era hora de actuar? Mmmh, sí, quizá sería hora de actuar, pero primero ¿por qué no se dedicaba a pensar un ratito de Connor? A ver, las prioridades son prioridades, ¿entendéis?


Esta es una perfecta metáfora que define a los problemas y cómo Dea actuaba para resolverlos.
Casi como si no pudiera arreglar por su cuenta el más mínimo problema.


Ella era Dea, ya se solucionarían los problemas.
Aunque a saber cómo.
Por otra parte está Connor. Connor me cayó bien, me gustaba que fuera tan sonriente y simpático, pero tampoco es que me enamorara. Ni lo odié ni me encantó, estaba bien.
Y Gollum, la única amiga de Dea, me resultó bastante indiferente. El único personaje que me hubiera gustado que se profundizara es Miriam, la madre de Dea, pues a pesar de que Dea no para de hablar de ella y más concretamente sobre sus fallos durante todo el libro (lo cual llega a ser un poco cansino por su parte), tampoco es que salga tanto en la novela. Lo único que pude comprobar de ella "personalmente", por así decirlo, y que me molestó muchísimo fue lo siguiente: 1. Es una drama queen; y 2. ¿A qué viene tanto misterio sin sentido alguno? La madre de Dea no le dejaba poseer espejos ni meterse en el agua, ¡y ni siquiera le explicaba por qué! Solo le repetía que lo entendería años más tarde, pero, ¿qué maldito problema había en contárselo directamente desde el principio? ¡Ninguno! ¡Hasta podría haber evitado tanto drama! Pero, ¡no! Tenía que ser algo misterioso, Dea no podía saber nada de nada, ni siquiera por qué los monstruos podrían ir a por ella si rompía las normas que Miriam le había impuesto. ¿Por qué? ¡Quién sabe! Así me imaginaba a la madre cada vez que le decía que no podía tener espejos y yo me preguntaba por qué:



Y otra cosa, ¡¿cómo demonios, durante sus 17 años de vida, Dea no le ha preguntado ni una sola vez nada sobre los sueños a su madre?! Sobre por qué es así y los demás no, o sobre por qué tiene que seguir tales reglas. ¡¿Nunca, en serio?!


¡ME ESTRESO, POR DIOS, ME ESTRESO!
Pero bueno, la novela en general me enganchó, sobre todo la primera mitad, me sumergía de tal forma en las escenas que no había quien que me separase del libro. ¡Me estaba gustando tanto que pensé que incluso se podría convertir en uno de mis nuevos libros favoritos! Pero, entonces... Entonces llegó la segunda mitad del libro. Sobre todo cuando se acercaba el final, todo empezó a desmoronarse. SPOILER Quiero decir, ¿por dónde empiezo? ¿Por qué demonio quiso escapar la madre del mundo onírico, donde además era reina? ¿Por qué escapó de su marido? ¿Por qué nunca quiso hablarle a Dea de su padre, qué importaba? ¿Por qué no dejó que lo conociera en algún momento, por qué hizo que rompiera todo contacto con él, llegando al punto de no conocerlo siquiera? ¿Por qué tanto misterio con todo, si al final ni siquiera se explica? ¿Qué guerra se avecinaba? ¿Contra quién? Ya de por sí no estoy segura de haber entendido bien ese mundo onírico, pero ¿cómo de grande era? ¿Habían otras tierras o algo así? ¿Por qué Miriam quería derrocar al rey? Y de las preguntas que se me pasaron por la cabeza y la que más me enfadó: ¿por qué la madre actuaba como si estuviera aterrorizada perdida en los espejos, y cuando Dea llegó, estaba absolutamente tranquila y contenta de que Dea hubiera llegado, como si fuera un día casual? ¡¿Por qué demonios tanta exageración y tanta drama queen, por el amor de #@~#"¬@11djnsfhdighd?! Ah, y dos cosas más, la primera: tanto rollo de que ellas dos no podían soñar, y entonces la madre dice que sí, que una vez soñó con una mujer embarazada o algo así. Claro. Lo entiendo, por supuesto. La segunda: ¿entonces todas las personas del mundo onírico poseen un cuerpo, tal y como lo dijo el acompañante de Dea en el mundo de los sueños, o todos tienen que poseer uno, como hizo Miriam? ¿Y por qué el rey, o cualquier sirviente, simplemente no adoptó cualquier cuerpo y se le acercó a ella para llevarla más rápidamente al mundo de los sueños? O simplemente, si lo único que quería el padre era conocerla, adoptar un cuerpo e ir adonde se encontraba ella una vez localizada su posición. En fin... FIN DEL SPOILER.

Así comencé yo cuando veía las novedades que se le estaban añadiendo a la novela.
Creo que no se manejó bien todo esto del mundo onírico, por llamarle de alguna manera. Cuando empecé a leer el libro recuerdo que me pareció genial, de hecho estaba deseando que profundizara más sobre los sueños y todo ese concepto. Sin embargo, ¡lo único que hizo fue comenzar a meter términos y más términos sin explicarlos siquiera!


Yo aquí encantada de la vida al darme cuenta de lo que estaba pasando.
Con ello, la sensación que me daba era que escribía un montón de novedades casi metidas a calzador para poder acabar rápidamente con la historia. Construía cosas que en mi opinión no terminaban de tener sentido, y si ya por eso me daba rabia, más lo hacía el hecho de que los mismos personajes se hicieran preguntas pero no las dijeran en voz alta, como Dea, por ejemplo.


Y yo pensando que quizá las respuestas se explicarían más tarde, ¿sabéis?
Entonces Dea se hacía otra pregunta lógica mentalmente, que tenía que ver con el tema y el cual podría dar paso a una explicación de lo que estuviese pasando, pero de su boca salía otra que no tenía nada que ver con ello.


Y yo intentando respirar hondo y mantener la calma.
Entonces Dea volvía a hacer lo mismo dos páginas más tarde. Se preguntaba algo mentalmente que tenía sentido, y yo me hacía ilusiones al respecto. Y entonces desechaba la pregunta y soltaba otra totalmente distinta.


En. Cada. Maldita. Situación. MÍNIMAMENTE IMPORTANTE.
Y llegó un momento en el que ya yo no podía más. Así que a la tercera vez que un personaje hacía lo mismo (que Dea no era siempre la que lo hacía)...


Me daban ganas de meterme dentro del libro solo para poder hacer esto.
Pero, repito, lo que más me dio rabia no fue esto, fue el hecho de que el autor creara muchísimas cosas nuevas e incluyera nuevos términos y ni siquiera se molestara a explicar detenidamente lo que estaba haciendo. Creo que no se supo realmente manejar el final, empeorándolo todo y destrozando lo que me estaba pareciendo un gran libro, y con ello, el amor que estaba sintiendo por él. Además, para ser un libro autoconclusivo, ¡dejó muchísimas preguntas al aire, muchísimos hilos sueltos!
De hecho, mis reacciones a lo largo del libro fueron estas:


Al principio, esta, al ver lo mucho que me estaba gustando y enganchando.
Así cada vez que Dea se comportaba de una manera inmadura.


Y así sobre la mitad-final. 
Entonces cerraba el libro y decidía tomarme un descanso, calmarme, y cogerlo de nuevo más tarde.


Lo abría, encontraba otra nueva situación que no tenía sentido, y tenía que volver ir a sentarme y calmarme.
Y cuando por fin me decidía a darle una última oportunidad (en la cual me forcé a acabar el libro), estaba tal que así:


¡ESTABA YENDO TAN BIEN! ¡ME ESTABA GUSTANDO TANTO! ¡¿QUÉ NECESIDAD HABÍA DE CAGARLA?! ¿¿¿QUÉ NECESIDAD???
Pero oh, lectores míos, todavía me queda algo más que comentar. Algo horrible, que fue la gota que colmó el vaso, aunque quizá la última de las cosas más negativas, pues la culpa no la tenía el autor...


La ortografía.
A ver, dejadme un momento, por favor, que no voy a poder escribir esta parte de la reseña como no me calme.


Bien, ya está. Vamos allá.
¡¿PARA QUÉ DEMONIOS EXISTEN LOS CORRECTORES?! ¡¿PARA QUÉ?! ¡QUÉ MÁS DA RELEERLO ALGUNA QUE OTRA VEZ!, ¡QUÉ MÁS DA! ¿PARA QUÉ EXISTEN  LOS CORRECTORES? ¡PARA NADA! AJAJAJA ¡¡PARA NADA!!


Bueno, ya está. Eso era todo lo que quería comentar. Gracias por estar ahí para escuchar (o mejor dicho, leer) atentamente lo que tenía que decir, por dejar que me desahogara.
...


HABÍAN MILES DE LAÍSMOS, PALABRAS QUE SE COMÍAN, ALGUNAS QUE CAMBIABAN POR OTRAS, ¡UN CAOS SIN FIN! ¿¿¿PARA QUÉ ESTÁN LOS MALDITOS CORRECTORES???
De hecho, voy a poner un ejemplo que me cabreó tanto que casi me empiezo a reír de manera descontrolada. Incluso voy a decorar la cita poniéndole un recuadro superbonito y todo, para que lo podamos contemplar en todo su esplendor. Vamos a darle ambiente, incluso. Os recomiendo que pongáis la canción de Titanic de fondo, para darle emoción. Mirad, incluso os dejo el vídeo abajo para que no tengáis que abrir otra pestaña y buscar la canción. La pereza, lo entiendo perfectamente, no os preocupéis.



"La verdad es dura -dijo Dura, repitiendo conscientemente las palabras que Kate le había dicho a ella".


No puedo. Es que no puedo. Ahora la protagonista se llama Dura.
Me pregunto si el corrector (o los correctores) estaba medio dormido cuando estaba revisando el libro...
Sin embargo, este es uno de los pocos libros que sí me gustaría ver en el cine, tan solo por los monstruos que habían, que creo que quedaría muy bien en pantalla. A no ser que pongan efectos especiales cutres como cierta serie que vi hace un tiempo...
En fin, vuelta a lo anterior, me estaba gustando tanto Sueños, Anderson, ¡pero tanto! Solo una pregunta...



Nada más que añadir. :'(

Y vosotros, ¿os habéis leído el libro? ¿Os ha gustado o estáis igual de frustrados que yo? Si no, ¿os llama la atención? ¡Contadme!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...